Crema fría de calabacín con menta, limón y yogur griego ¡muy refrescante!



Crema fría de calabacín con menta, limón y yogur griego


Otra receta de crema fría de calabacín, hay que darles salida que en esta época están baratísimos y son muy sanos y ligeros, ademas están deliciosas estas cremas y existen tantas variantes que no te las acabas.  

En este caso la he aromatizado con menta y para darle el toque cremoso y lácteo le he añadido un poco de yogur griego aromatizado con menta y ralladura de limón, que le da un toque cítrico y una frescura que le sientan la mar de bien a esta crema.  A mi me gusta mucho encontrar un puntito crujiente en estas cremas así que en este caso la he acompañado con unos picos crujientes.  Se parece mucho al capuccino de calabacín que preparé hace unos días y que también os recomiendo mucho, pero este es aún más fresco, podéis probar los dos a ver cual os gusta más. 

Este tipo de cremas son ideales, están deliciosas y resultan muy elegantes por lo que quedan muy bien como entrante o aperitivo en algún compromiso que tengáis, ademas se pueden dejar preparadas con antelación así que resultan muy prácticas ¿ os animáis a prepararla?






Crema fría de calabacín con menta, limón y yogur griego, ingredentes:

4 calabacines medianos 
2 yogures griegos 
12 hojas de menta medianas 
un paquete de palitos de pan pequeños para decorar y acompañar 
la piel rallada de un limón y unas gotas de zumo. 
1 diente de ajo pequeño 
aceite de oliva virgen extra 
sal y pimienta 




Crema fría de calabacín con menta, limón y yogur griego, preparación:


Lavar el calabacín, lo cortamos en dados y lo freímos en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva y el ajo picado. Tan pronto como tome color lo cubrimos con muy poca agua y lo cocinamos a fuego medio durante 5 minutos. 

Lo batimos todo con 8 hojas de menta para obtener una crema, añadimos sal y pimienta. Apartamos esta crema del fuego y la dejamos enfriar, en cuanto se pueda la ponemos en la nevera para que se enfríe del todo, debe de estar casi helada. 

Mezclamos el yogur griego con 4 hojas de menta picadas, sal y pimienta. Añadimos la mitad de la ralladura de limón y unas gotas de su jugo, mezclamos muy bien. Lo mantenemos cubierto con plástico en la nevera hasta el momento de servir. 

Poco antes de servir, ponemos la crema de calabacín con menta en vasitos de vidrio y una cucharada de la crema de yogur sobre la crema de calabacín con una manga pastelera o con cuidado con una cuchara. Esparcimos por encima del resto de la ralladura de limón y los palitos de pan. Ya veréis qué delicia más refrescante para estos días de canícula!

Si deseas ver más opciones de cremas frías no te pierdas esta crema fría de zanahoria y naranja, superrefrescante y llena de vitaminas, o la crema fría de colirábano con roquefort y nueces, aterciopelada y deliciosa! Otra opción es esta sopa de tomate y pimiento asado con albahaca, que me encanta.