Patatas al horno tiernas y crujientes


 Patatas al horno tiernas y  crujientes


Estas patatas al horno son realmente un vicio, empiezas y no puedes parar de comerlas ¡están tan buenas! Con su interior tan tierno y la piel crujiente y sabrosa por las hierbas, el aceite de oliva y el ajo picado que las adereza, son el acompañamiento ideal de qualquier carne o pescado. Las hortalizas siempre son una guarnición espectacular, como estas verduras brasseadas con tomillo y limón o estas verduras aromáticas al wok y, como no, las patatas, las reinas de las guarniciones! En casa nos gustan tanto que a veces las sirvo como plato, acompañadas de una ensalada con un poco de embutido o jamón, no hace nada más para hacer feliz a mi hijo ¡le vuelven loco! Y al resto de la familia también! No dejéis de hacerlas, se hacen en un momentito y quedan espectaculares.
Yo las he hecho con patatas ecológicas de La Coromina, os lo aconsejo totalmente, las verduras ecológicas son incomparables, pero si no tenéis cerca verduras ecológicas o deseàis hacer la receta aún más rápida podéis utilizar patatitas de las que vienen preparadas para hacer en el microondas, ya limpias y todo ¡más fácil imposible! Otra opción súper rápida són mis clásicas patatas panadera al microondas, tan deliciosas que no te creerás que se hacen ¡en solo 8 minutos!



 Patatas al horno tiernas y  crujientes, ingredientes:


Medio kilo de patatas baby, o lo más pequeñas que encontréis, las mías de La Coromina 
2 cucharadas de aceite de oliva 
3 dientes de ajo prensados ​​o picados muy finos 
1 cucharada de tomillo fresco 
sal y pimienta negra al gusto


 Patatas al horno tiernas y  crujientes, preparación:

Limpiamos las patatas muy bien, yo lo hago con un estropajo de cocina que guardo para este uso ya que hago muy a menudo patatas cocidas con su piel. Si las habéis adquirido limpias para hacer al micro no es necesario, hacedlas siguiendo las instrucciones del paquete. 

Si no son de las de hacer en el micro las ponemos a hervir con abundante agua, unos 15-20 minutos, hasta que estén tiernas. 


Ponemos el horno a precalentar a 225º. 

Una vez tiernas las patatas las escurrimos y las disponemos en una bandeja de horno forrada con una lámina de teflón o papel de horno, seguidamente les damos un golpe con el dorso de una cuchara o las aplastamos ligeramente con un tenedor, se han de reventar y quedar abiertas pero aún de una sola pieza. Como en la foto de bajo.


Una vez todas las patatas aplastadas repartimos por encima el ajo prensado o picado, cuando prensamos el ajo eliminamos la celulosa que contiene y que es la responsable de que a veces resulte indigesto, así que en recetas con bastante ajo como ésta es interesante prensarlo en lugar de picarlo, un prensador de ajos es un utensilio muy económico y que va muy bien ¡os lo recomiendo!. Repartimos también sobre las patatas el tomillo, las regamos con un chorro de aceite de oliva y las salpimentamos al gusto.  Como en la foto de bajo.




Ahora solo nos queda poner en el horno para que queden bien crujientes y aromáticas, unos 15-20 minutos más, si las usáis de guarnición ahora es el momento de hacer los filetes, hamburguesas, pescado o lo que sea que acompañarán las patatas!



No se le hace la boca agua? Seguro sque sí, preparad estas patatas al horno tiernas y crujientes, ya veréis qué éxito! 
Si deseáis ver más recetas de guarniciones podéis mirar esta receta de ensalada de alubias rojas agridulces de Nigella Lawson que es una delicia, o este puré de chirivía, aromático y muy especial.
Y si lo  que queréis son más recetas con  patatas no  os perdáis este recopilatorio: 12  recetas con patatas que no te puedes perder.


Sígueme en las redes sociales


Puedes seguirme en Facebook,  Twiter Google+ para estar al día de todo!


La receta de hoy la vi aquí