Ideas para Navidad: Patatas duquesa





Patatas duquesa


Sigo con las ideas para vuestros menús de Navidad, y esta vez os traigo una guarnición que es divina. Las patatas son la guarnición perfecta, gustan a todo el mundo, son baratas y fáciles de hacer,.El único problema es que para un menú de fiesta quedan demasiado "normales" ya todos nos gusta servir comidas especiales los días de fiesta, ¿verdad? Pues con esta receta conseguimos convertir un delicioso puré de patata con mantequilla y yema de huevo en unos delicados pastelitos de lo más elegantes, maravillosamente tiernos por dentro y crujientes por fuera y con un aspecto digno de los mejores restaurantes. No os perdáis esta receta porque será la estrella de vuestros menús




Patatas duquesa, ingredientes:

500g de patatas para hervir (por ejemplo variedad Ágata)
50 g de mantequilla
1 yema de huevo
una pizca de sal
una puntita de nuez moscada 
1 huevo para pintar


Patatas duquesa, preparación:


Pelamos y lavamos las patatas y las hervimos con agua abundante. Una vez bien tiernas hacemos un puré con las patatas, la mantequilla, la yema de huevo, la sal y la nuez moscada, que quede bien fino. Yo lo hago con el pasapurés para que no me quede ningún grumo.

Ponemos nuestro puré en una manga pastelera con boquilla de estrella, yo uso la 2D de Wilton. Formamos pastelitos con el puré sobre una bandeja para el horno forrada de papel de cocer o de una lámina de teflón o de silicona. Mejor que los pastelitos no sean  muy pequeños, se secan enseguida y es bueno que queden blanditos por dentro y crujientes por fuera.

Una vez tenemos los pastelitos formados en la bandeja los pintamos con mucho cuidado con el huevo batido, esto dará el toque tostado y crujiente.

Ahora solo nos queda hacer en el horno, a 180º durante unos diez minutos, pero cuidado, ya sabéis que depende del horno! Deben de quedar un poco tostados por las aristas, una vez los veáis a punto los retiráis del horno y los servís enseguida. No dejéis de probarlos, con el gustito de la yema de huevo, la mantequilla y la pizca de nuez moscada están buenísimos!

* Podéis hacer el puré con antelación, ponerlo en la manga pastelera y guardarlo en la nevera así preparado hasta el momento de usarlo. Sólo os quedará formar a los pastelitos, pintarlos y hornear los mismos.

* Si no tenéis la boquilla de la manga ni ganas de usarla podéis hacer igualmente la receta, tomad una bolsa de plástico, poner dentro el puré y cortar una punta de la bolsa, id haciendo montoncitos de puré con esta manga improbisada en la bandeja de horno forrada. En lugar de quedarse los pastelitos rizados os quedarán en forma de merengues pequeños, como suspiros. Una vez pintados con el huevo y hechos al horno con el bonito color tostado también quedan muy monos y están igual de buenos!