Pollo con salsa dulce de ajo



Pollo con salsa dulce de ajo 


Una receta de pollo bien sencilla de hacer y de lo más sorprendente que está para chuparse los dedos ¡literalmente! Con esta manera de hacer el pollo se consigue una piel maravillosamente crujiente y una carne jugosa y tierna ¡ideal! Y la salsa de ajo y azúcar moreno está increíble, preparad una buena barra de pan para mojar, no dejaréis ni una gota, ¡garantizado!





INGREDIENTES
4 cuartos de pollo de la parte del muslo partidos en dos, separados el muslo y la entrepierna.
sal y pimienta negra recién molida
3 cucharadas de mantequilla
4 dientes de ajo picados bien finos
40g de azúcar moreno
1 cucharada de miel
1/2 cucharadita de orégano seco
1/2 cucharadita de albahaca seca
1/4 cucharadita de tomillo seco
2 cucharadas de hojas de perejil fresco picado


RECETA

Precalentar el horno a 180g.
Salpimentar el pollo.
Fundir dos cucharadas de mantequilla en una cazuela grande que pueda ir al horno y añadir el pollo con la piel hacia abajo. Lo doramos por todos lados, unos 2-3 minutos por cada lado con el fuego medio-alto, una vez el pollo bien dorado lo reservamos.
Ahora fundimos en la misma cazuela la cucharada de mantequilla que nos quedaba y añadimos el ajo picado, lo dejamos unos segundos y ya veremos que enseguida empieza a hacer olorcito, entonces apartamos la sartén del fuego y añadimos el azúcar moreno, la miel, el orégano, el tomillo y la albahaca, damos unas vueltas para que quede bien mezclado y volvemos a añadir el pollo a la cazuela y la ponemos en el horno para que se termine de hacer.
Cocemos el pollo al horno unos 25-30 minutos, hasta que esté bien tierno y al pinchar con un palillo el líquido que salga sea claro.
Servir inmediatamente, adornado con perejil picado y un buen pan para mojar en la salsa.