martes, 1 de diciembre de 2015

Receta de Pavlova y clausura de mi curso de cocina de Navidad





Receta de Pavlova y clausura de mi curso de cocina de Navidad



La Pavlova es el postre ideal para una mesa de Navidad, tan blanca y roja, tan exuberante, tan espectacular y tan dulce... Es como una montaña de nieve dulce y crujiente contrastando con una capa cremosa de nata montada y todo coronado por un montón de frutas rojas deliciosas: fresas, frambuesas, grosellas...

Os aseguro que la imagen de la pavlova cuando la sirves a la mesa es impactante, vuestros comensales quedarán alucinados con este pastel ^-^ Y lo mejor de  todo  es que es relativamente sencillo de hacer, y resulta muy económica.  No lo dudes y prepárala estas Navidades,  ¡ya verás como triunfas! 

Yo preparé esta receta como postre para  el último  día del curso de cocina  de Navidad que he dado los viernes de noviembre en el mercado del León de Girona y a todos los asistentes les encantó, ¡no quedaron ni las migajas! jejejeje  Este curso se completó el aforo enseguida y como tenía mucha demanda hemos tenido que hacer doblete, los jueves repito las mismas  recetas así que este jueves repito, espero que guste!  ^-^ 

Os dejo una imagen de mis alumnos del curso de cocina de Navidad de los viernes, yo me lo he pasado  genial  con ellos, creo que ellos también, y todos hemos  aprendido un montón, ¡eso seguro! 

Para  el próximo año ya estoy preparando la programación de cursos con muchas sorpresas, si estas por mi zona y te gustaría asistir y conocerme puedes enviarme un mail y te mantendré informada de las novedades.





Ingredientes (para  6-8 persones)
160g de claras de huevo, tienen  que estar a temperatura  ambiente
130 g de azúcar  glas
dos gota de esencia de vainilla
1 cucharadita de postre de Maicena
1 cucharadita de postre de vinagre
un chorrito de zumo  de limón y una pizca de sal
300 g de nata para montar (35.1% MG)
Fresas y frambuesas congeladas 
Frutas rojas frescas: moras, granadas, frambuesas, fresas…


Preparación

Precalentamos  el horno a 110º, calor arriba i abajo.

Ahora vamos a montar  las claras a punto de nieve, hasta que se formen picos o al girar el bol el  merengue no caiga lo que nos llevará unos 10 minutos aproximadamente.  Al principio de montar las claras añadimos una cucharadita de zumo de limón y una pizca de sal para dar estabilidad al merengue.  Cuando estén casi montado el merengue vamos añadiendo el azúcar en forma de lluvia sin parar de batir.  

Al final añadimos la esencia de vainilla, la Maicena y el vinagre. El vinagre  es para blanquear  el merengue,  no da nada de sabor no te preocupes.

Montamos la base de merengue de la pavlova. Por el reverso de un papel de hornear dibujamos un círculo de unos 20cm de diámetro, puedes  hacerlo  ayudándote de un plato para dibujar el círculo ;-) 

Giramos el papel, para  que el merengue no  este en contacto con el lápiz, y dentro del círculo vertemos la mitad del merengue, con la ayuda de una espátula vamos rellenando el circulo, que quede lo más perfecto posible, y con la espátula vamos hundiendo un poco el centro y llevando  el merengue hacia los extremos, formando como un cuenco.  

Con el merengue que nos queda vamos poniendo cucharadas de merengue por todo el extremo del círculo, formando como una pared todo alrededor, para dar más forma de nido. No te preocupes porque quede igualado, cuanto más rústico y con más picos quede el merengue más bonito quedará luego.

Ahora vamos a hornear el merengue, el objetivo es que se seque poco a poco, no muy fuerte porque no queremos que se tueste, es más bonita cuanto más blanca. Así que lo tendremos 45 minutos a 110º y una hora y media más a 100º.  La dejaremos enfriar completamente dentro del horno, con la puerta un poquito abierta para que salga la humedad.  Si tu horno no tiene esta función de dejar la puerta abierta dos dedos puedes mantenerla abierta con la ayuda de una cuchara o un trapo húmedo.  

Prepararemos la base de merengue de un día para otro.

Montamos la nata, es más fácil cuanto más fría esté la nata y también las varillas o el recipiente donde la montaremos. Como el merengue es muy dulce yo la nata la monto sin azúcar, pero si te gustan los postres muy, muy dulces, puedes ponerle azúcar a la nata, al gusto. Reservamos.

Descongelamos las frutas congeladas y las ponemos en un bol, añadimos una cucharada de azúcar y removemos bien, para que con el jugo de la descongelación se forme como una salsa de frutos  rojos. Reservamos.

Limpiamos las frutas frescas.  Y unas hojas  de menta si nos apetece.

Montaje de la pavlova:

Repartimos la nata montada en el centro del nido de merengue y por encima colocamos las frutas descongeladas, con unas cucharadas de la salsa regando toda la pavlova de forma decorativa.  Por encima esparcimos las frutas frescas y si queremos las hojitas de menta.

Servimos inmediatamente pues es un postre en que el merengue tiene que estar crujiente para contrastar con la textura cremosa de la nata y con la  fruta se ablanda en seguida así que no se puede  esperar.


*Puedes  tener todos  los ingredientes ya preparados para montar en el último momento y servir en seguida la pavlova.  Por un lado la base ya horneada y crujiente, por  otro lado la nata montada en una manga preparada en la nevera, y finalmente las frutas  macerándose con el azúcar en un bol en la nevera. Luego  montarlo todo es un pim-pam,  ¡mientras alguien va retirando los platos de la mesa la tienes montada!


Espero que te haya gustado  esta entrada y  que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!