Mejillones con dos salsas

2

 Mejillones con dos salsas

Otra receta de un entrante frío de mejillones, como los mejillones con vinagreta, es que vienen tan bien en verano cuando hace calor! Y más si hemos estado en remojo, en el mar o en la piscina, llegar a casa y encontrarte este plato no tiene precio! Esta receta me la explicó una amiga, Bibianna, en un curso de cocina en que coincidimos, aunque esta era de un curso anterior que yo no hice, me dijo que todo el mundo se quedaba con la boca abierta de tan bonita que queda y además está buenísima. Lo puedo corroborar, es una monada de plato, bien vistoso, y además está tremendamente bueno! Un entrante de lujo y una manera muy económica de comer marisco. En un plis tendrás un plato delicioso, solo te quedará ponerlo en la nevera y esperar que vengan los invitados o la familia a felicitarte por este maravilloso plato. Pruébalo y ya verás qué éxito! Además estas salsas las puedes usar para mchos otros platos, son geniales!

  Mejillones con dos salsas, ingredientes:

1 kilo de mejillones 
2 dientes de ajo 
unas ramas de perejil 

Para la salsa rosada 
tres cucharadas de mayonesa 
media remolacha pequeña cruda (se puede hacer con remolacha cocida pero ni el sabor ni el color son tan buenos) 
media cucharadita de comino 

Para la salsa verde 
tres cucharadas de mayonesa 
dos cucharadas de hojas de perejil 
medio ajo



 Mejillones con dos salsas, preparación:


Ponemos una olla lo suficientemente alta como para que sobre la mitad todos los mejillones bien limpios, los dos ajos enteros con la piel y aplastados y también las ramitas de perejil, tapamos la olla y la llevamos al fuego. En seguida que vemos que los mejillones se empiezan a abrir sacudimos un poco la olla para ayudar a que se puedan abrir todos. Tardaremos muy poco tiempo, unos cinco minutos en total, en cuanto se empiecen a abrir en un par de minutos tendremos que retirar la olla del fuego, de lo contrario nos quedarían demasiado cocidos los mejillones. 

Una vez lo tengamos sacamos los mejillones de la olla para evitar que se sigan haciendo con el vapor, los vamos sacaban con una espumadera para no desperdiciar el jugo que han dejado que, bien colado, se puede utilizar para otra preparación, como un arroz por ejemplo, si no lo vais ha utilizar en seguida se puede congelar. Reservamos los mejillones para que se vayan enfriando y vamos por las salsas. 

Salsa rosada 
Ponemos en el vaso de la batidora la remolacha, el comino y la mayonesa, lo batimos hasta que nos quede una salsa bien lisa. 

Salsa verde 
Ponemos en el vaso de la batidora el perejil, el ajo y la mayonesa, lo batimos hasta que nos quede una salsa bien lisa. 

Fácil, ¿verdad? Ahora sólo nos queda montar el plato, disponemos los mejillones en una bandeja de forma decorativa y vamos poniendo por encima de cada mejillón una cucharadita de salsa rosada o verde, podéis hacer la mitad de la bandeja de cada color o de forma alterna, como yo lo he hecho, de cualquier manera queda bien vistoso y de sabor es delicioso, ya lo veréis! 

No os pierdáis tampoco esos otros entrantes fríos que se pueden dejar hechos y que os harán quedar muy bien: dúo de dips, de harissa y de pesto de pistacho, hummus de pimiento asado, bruschetta o zanahorias mini con tzatziki, todos son deliciosos!