Pollo asado relleno de Navidad




Pollo asado relleno de Navidad




Este si que es el plato más típico de la Navidad, un pollo asado y relleno de frutas, de carne picada, de verduras,  de especies...   De esos platos que te perfuman toda la casa a autentico aroma de hogar, de celebración  familiar, de Navidad!

Tiene una presencia tan imponente que parece muy complicado de hacer  pero nada más alejado de la realidad, yo lo cociné la semana pasada  en mi curso de cocina fácil de Navidad y  en media hora preparé dos  pollos, uno, con piel y otro totalmente deshuesado.  Los dos  rellenos y bridados y a punto para ir al horno en menos de media hora.  Así que imagínate,  en diez minutos lo tienes en el horno y luego se hace solo!! 

De verdad que tienes  que animarte a hacer este plato, te enseño como rellenarlo con mi receta infalible de relleno,  como bridarlo para que te quede bien bonito y además bien tierno y jugoso, una vez lo pruebes te preguntarás porque no lo hiciste antes, te lo aseguro! ^.^





Pollo asado relleno de Navidad, ingredientes:
(para 6 personas)


1 pollo entero, limpio y preparado  para rellenar de unos 2'5 kilos
6 o 7 ciruelas pasas con  hueso,  6 o 7 higos secos
un puñado de pasas sin semillas
un puñado de piñones 
1 manzana para el relleno  y 2 más para guarnición
1 cebolla, pan rallado, perejil
sal y pimienta de molinillo
200 gr de salchichas, butifarras o longaniza
patatitas pequeñas para la guarnición
2 o 3 cucharadas de manteca de cerdo
aceite de oliva virgen extra (AOVE)
1 copa de vino de solera, "vi ranci", brandy, oporto o  el que más os guste.
1 paquete de chalotas  o de cebollitas de Figueres.



Pollo asado relleno de Navidad, preparación:


Ponemos  el horno a precalentar a 200º y comenzamos a preparar el relleno.

Ponemos las pasas de uva y de ciruela a macerar con el licor escogido.

Pelamos y picamos la manzana y la cebolla, las reservamos en un bol lo bastante  amplio como  para todo el relleno.


Añadimos  al  bol las salchichas sin la piel, solo la carne picada y aliñada, una  cucharada de pan rallado, los piñones.  una  cucharada de perejil picado y las frutas maceradas y escurridas.  Lo mezclamos todo bien con las manos. si  queda poco compacto añadimos otra cucharada de pan rallado.  Este pan  rallado absorberá los líquidos de la manzana y la cebolla al asarse.






Limpiamos  el pollo bajo  el grifo,si es necesario le quitaremos las plumas  que pudiesen quedar, lo secamos y salpimentamos por dentro y por fuera.  Seguidamente procedemos a rellenarlo con el relleno que tenemos preparado.






Una vez relleno bridamos el pollo para que conserve un forma bonita al asarse.  Puedes ver AQUÍ como bridar un  pollo en un minuto, es muy fácil ya lo verás.

Colocamos el pollo relleno y bridado en una bandeja un poco  mas grande que el pollo, a media cocción introduciremos la guarnición para que se ase junto con el pollo y absorbiendo sus jugos. 








Ponemos  el pollo con la pechuga hacia arriba y encima  de la pechuga repartimos una buena cucharada de manteca de cerdo. Lo regamos con  el licor donde  hemos  macerado la fruta y ya está listo para asarlo en  el horno. No te olvides de ir regando  el pollo periódicamente con los jugos de la cocción para que no se reseque.

Cuando ya llevemos media hora de cocción ponemos alrededor del pollo la guarnición.  Manzana pelada  y a cuartos, patatitas pequeñas (peladas o no) y las  chalotas o cebollitas de Figueres peladas y enteras. Dejamos que se acabe de asar todo  junto regando de vez en cuanto el pollo con los jugos de cocción. 

Para calcular el tiempo de cocción es 40 minutos por  cada  kilo de peso aproximadamente. Aunque ya sabes que cada horno es un mundo así que vigila  y en cuanto te parezca que ya está puedes pincharlo  para asegurarte del  punto de cocción.  

Si al pinchar el pollo el líquido que sale contiene restos de sangre es que aún está crudo por dentro,  si se está dorando demasiado  puedes cubrir el pollo con un papel de aluminio para evitar que se queme por fuera.  si  al pinchar el pollo los jugos que salen son transparentes es que ya lo tienes en su punto.
Puedes apagar el horno  y sacar el pollo fuera para que repose.

El reposo es muy importante, has de cubrir el pollo y dejarlo unos diez minutos o un  quarto de hora antes de trincharlo. De este modo los jugos del pollo se reparten por la carne  y no te quedará después reseca.   Pasado este tiempo ya puedes trinchar y servir el pollo con el relleno y la guarnición.  


Espero que te haya gustado  esta entrada y  que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!