Crema fría de zanahoria y naranja


Crema fría de zanahoria y naranja 


Con este calor lo que más apetece es una cremita fría, hace tiempo que me aficioné a preparar diferentes versiones ¡se pueden hacer auténticas delicias! 

Como esta crema fría de zanahorias y zumo de naranja, que además es sanísima y muy ligera ¡ideal para la operación bikini! Y las zanahorias no hace falta decirlo son de cultivo ecológico y de Km. 0 de La Coromina, una vez te acostumbras a la verdura ecológica no puedes pasar sin ella, y el precio no es nada caro, no creáis, salen a 1,90 el manojo. Una crema para seis personas por menos de dos euros ¡que más queremos! 

Vale la pena comprar verduras ecológicas y de proximidad son más nutritivas, no nos ponemos venenos en el cuerpo, no maltratamos el planeta comprando productos que no son de temporada y que vienen de quién sabe dónde con el consiguiente gasto de transporte y la contaminación que conlleva, damos vida a los agricultores de nuestro alrededor... 

Hagamos un consumo responsable, todo son ventajas y no sólo nos alimentamos mejor si no que ayudamos a construir un mundo mejor para nuestros hijos!


Crema fría de zanahoria y naranja, ingredientes: 


1 manojo de zanahorias 
el zumo y la piel rallada de una naranja grande 
2 cucharadas de aceite de oliva 
unas hojas de tomillo limonero 
1 litro de caldo de pollo (puede hacerse de pastilla) 
sal y pimienta al gusto 
unas ramitas de tomillo limonero fresco para decorar 





Crema fría de zanahoria y naranja, preparación:

Limpiamos y cortamos en rodajas las zanahorias. Ponemos el aceite a calentar en una cazuela y cuando esté caliente añadimos las zanahorias y las dejamos cocer unos cinco minutos, hasta que empiecen a estar doradas. 

Mientras rallamos la naranja y hacemos el zumo. 

Añadimos a las zanahorias la piel rallada de la naranja, una pizca de sal y las hojas de tomillo, damos unas vueltas para que se mezclen bien los sabores y los aromas y añadimos el zumo de la naranja y el caldo de pollo. Lo dejamos cocer unos 15 minutos, hasta que la zanahoria esté blanda. 

Lo trituramos con la batidora y rectificamos de sal, podemos poner un poco de pimienta si nos gusta. Dejamos enfriar la crema, debe estar bien fría para servirla. Podemos dejarla en la nevera de un día para otro, así se mezclaron más bien todos los sabores. 

Esta es una crema ideal para los días de más calor, puedes probar a servir frías otras cremas como esta crema de calabaza al jengibre, y si deseas quedar muy bien no dejes de visitar este maravilloso capuccino de calabacín y ricotta, seguro que te gustarán!


¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!




Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!