Calabacines rellenos de queso feta y nueces

  

Calabacines rellenos de queso feta y nueces 


Otra receta griega de uno de mis libros de cabecera este verano ¡todas salen buenísimas! Me hacía gracia hacer esta receta de calabacín relleno sin carne, ultimamente intento cocinar menos carne en casa y como me encantan las verduras rellenas me pareció una receta ideal. Estoy oyendo muchos comentarios relacionados con nuestra alimentación, en general comemos demasiado proteínas y teniendo en cuenta que la carne que comemos ahora no es como la que se comía antes pienso que es importante reducir la cantidad e intentar que sea de la máxima calidad posible, y si puede ser ecológica aún mejor, así sabemos que los animales que comemos no están atiborrados de hormonas o antibióticos. 
Estos calabacines quedan deliciosos, me gustan tanto o más que los rellenos con carne, muy gustosos con el feta, las nueces y las especias. Además son muy ligeros, ideales para una cena de verano, probadlos y ya veréis qué delicia.


Calabacines rellenos de queso feta y nueces, ingredientes: 



4 calabacines 
3 cucharadas de aceite de oliva 
1 cebolla picada 
1 diente de ajo picado 
50 gr de queso feta desmenuzado 
25 gr de nueces picadas 
1 huevo batido 
1 cucharada de eneldo 
sal y pimienta 



Calabacines rellenos de queso feta y nueces, preparación: 


Ponemos los calabacines en una cazuela con agua hirviendo, volvemos a dejar que arranque a hervir y los cocemos durante 3 minutos mas. Los escurrimos y los dejamos enfriar. 

Los cortamos por la mitad y los vaciamos con una cucharilla o un utensilio de sacar bolitas, dejamos los barquitos para rellenarlos. 

Calentamos 2 cucharadas de aceite en una cazuela y sofreímos la cebolla y el ajo picados hasta que estén tiernos. Añadimos la carne del calabacín y lo dejamos hacer unos 5 minutos, hasta que la cebolla esté dorada. Retiramos del fuego y añadimos el queso, las nueces, el pan rallado, el huevo, el eneldo, sal y pimienta, se mezcla muy bien. 

Rellenamos los calabacines con la farsa los ponemos en una bandeja de ir al horno. Los regamos con el resto del aceite. 

Tapamos la fuente con papel de aluminio y hacemos los calabacines en el horno precalentado a 190º durante 30 minutos. Sacamos el papel de aluminio y los continuamos haciendo durante 10 o 15 minutos, hasta que queden dorados.

¿Os gustan las recetas de verduras? Mirad estas verduras braseadas con tomillo y limón, ¡os encantarán! Y si tenéis mucha producción de calabacines y buscáis recetas para darles salida mirád este capuccino de calabacín y ricotta,  ¡es de lujo!