Patatas panadera clásicas


Patatas panadera clásicas


Esta es una receta provenzal y maravillosa, todas las recetas de patatas son muy buenas pero esta es espectacular. Me encanta este tipo de comida francesa, no de comida parisina ni de lujo sino de "terroir" con ingredientes sencillos pero auténticos y de grandísima calidad, muy casera y reconfortante, y bastante sencilla de preparar, son recetas ideales! Esta en concreto es maravillosa, las patatas cocidas al horno bañadas con el caldo perfumado de hierbas quedan tiernas y suaves pero con una costra crujiente y dorada, tremendas!

El origen de esta receta viene de cuando no había hornos en las casas, entonces la gente llevaba sus bandejas con las comidas preparadas al horno del pueblo para que el panadero les dejase poner las cazuelas en el horno apagado después de cocer el pan y la comida se iba haciendo poco a poco con el calor residual. Por eso "patatas panadera" Esto no sólo se hacía en el sur de Francia claro, yo recuerdo perfectamente en el pueblo de mi madre, en Silla, cuando yo era pequeña que la gente iba con la cazuela de arroz al horno preparada para que el panadero la cociese, y después la iban a buscar ya cocida, y no han pasado tantos años!



INGREDIENTES
1 kg de patatas
2 puerros
50g de mantequilla
1 cucharadita de sal
600 ml de caldo de pollo
Para el hatillo de hierbas
2 trozos de la parte verde de los puerros
1 hoja de laurel
3 ramitas de romero o de tomillo


RECETA

Precalentamos el horno a 160º.

Lavamos los puerros, cortamos la parte verde y la reservamos para otras preparaciones. La parte blanca la cortamos en rodajas muy finas.





Preparamos el hatillo de hierbas, cortamos dos trozos de la parte verde del puerro de unos 7 u 8 cm de largo, cogemos una parte y ponemos encima el laurel, y el romero.






Se tapa con el otra trozo de verde de puerro y lo atamos con cordel de cocina. Ponemos a calentar el caldo de pollo, cuando empiece a hervir añadimos el hatillo de hierbas y apagamos el fuego, lo dejamos en infusión durante unos veinte minutos mientras preparamos las patatas.






Lavamos y pelamos las patatas y las cortamos a rodajas muy finas con la mandolina o con un cuchillo afilado.

Untamos el molde donde haremos las patatas con un poco de mantequilla, cubrimos todo el fondo con una capa de patatas y también los laterales del molde. Encima de esta capa de patatas ponemos unas rodajas de puerro, tanto por el fondo como por los laterales.






Colocamos una segunda capa de patatas superponiéndose un poco las unas a las otras, una segunda capa de puerros y una más de patatas.





Por último disponemos el resto de patatas unas al lado de las otras en forma de rosetón cubriendo todo el molde.





Añadimos un poco de sal y repartimos la mantequilla cortada en daditos por encima.






Ahora sólo nos queda añadir el caldo caliente con el aroma de las hierbas infusionadas por encima de las patatas, el líquido debe llegar hasta el borde de las patatas para que queden jugosas y no se resequen.

Introducimos la bandeja en el horno y las hacemos durante 1 h 30 minutos, cuando la saquemos del horno se habrá evaporado casi todo el líquido y las patatas habrán quedado tiernas por la parte de abajo y crujientes por la parte de encima.

Lo más tradicional es comer estas patatas con unas piernas de cordero al horno, en ocasiones se ponía un muslo sobre el lecho de patatas así preparadas para que se cueza todo junto. Si lo hacemos así no hay que añadir la mantequilla, el jugo de la carne impregnará las patatas y se cocerá todo junto.

¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!




Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!