Pastel frío de atún y huevo




Pastel frío de atún y huevo

Este es  un  pastel que gusta a todo el mundo así que con esta receta no te equivocarás.  El típico pastel  de atún  y huevo con pan  de molde que encuentras en todos los comercios de comida preparada al llegar el verano, siempre me pregunto como puede ser que se venda, y tan caro, con  lo fácil de hacer que es. Una vez lo pruebas seguro que repites y lo repites mil veces con diferentes ingredientes, porque  además admite infinidad de variantes. Tienes que animarte a prepararlo, te sorprenderá su sencillez y te  encantará su sabor y lo fresco que resulta.  ¡Nunca más lo volverás a comprar hecho!





Pastel frío de atún y huevo, ingredientes:

un puñado  de zanahorias en daditos
un puñado de judías verdes (pueden ser congeladas)
1 cebolla, 2 pimientos de piquillo asados
1/2 bote  de aceitunas  sin hueso, 3 huevos duros
2 latas de atún, mayonesa
1 paquete de pan de molde cortado a lo largo
1/2 lechuga romana cortada en juliana
aceitunas negras para decorar




Pastel frío de atún y huevo, preparación:


Cortamos las judías verdes en trocitos, pelamos las zanahorias y las cortamos también  en trocitos regulares.

Si las judías son congeladas las  ponemos a hervir primero, en cuanto lleven unos 5 minutos hirviendo y ya estén descongeladas añadimos las zanahorias y las cocemos hasta que estén al punto. Deben quedar al dente, no  demasiado hechas pues se desharían al mezclarlas con el resto de ingredientes.

Una vez hervidas las escurrimos  y las refrescamos con agua fría. Reservamos.



Hervimos los huevos unos 8 minutos desde que el agua empiece a hervir, los refrescamos y los pelamos.

En un robot, picadora o a mano, picamos las olivas, el pimiento, los huevos y la cebolla, no demasiado, que se vean trocitos.

En un bol amplio mezclamos hasta integrar la picada anterior con el atún, las verduras hervidas y tres cucharadas de mayonesa. 




Ahora vamos a montar  nuestro pastel.  Forramos el molde a utilizar con papel film de manera que sobresalga bastante y cubrimos  el fondo con una lámina  de pan de molde,  si falta  le añades un trocito y si sobra recortas con unas tijeras para que se ajuste bien.

Cubrimos la lámina de pan con una capa de la mezcla anterior bien  generosa y tapamos con otra capa de pan de molde.

Untamos el pan de molde con mayonesa y por encima repartimos una buena cantidad de lechuga cortada en juliana muy fina.  Lo tapamos con otra capa de pan  de molde. Presionamos bien para que todo quede bien sellado.




Repartimos el  relleno que no queda por encima del pan y finalmente lo tapamos con otra capa de pan.  Presionamos y tapamos todo el pastel con el papel film que sobresalía del molde.

Ponemos un peso encima del pastel,  como un  brick de leche por ejemplo y lo guardamos en la nevera, por lo menos tres horas aunque puede hacerse de un día para otro.

Poco antes de servirlo lo desmoldamos, saldrá facilmente gracias al  papel film. Podemos decorarlo con  mayonesa, tiras de pimiento y olivas  negras. Hace mucho efecto.


Espero que te animes a hacer este pastel, ¡ya verás como triunfas con esta receta! Y si quieres ver más  recetas ricas para hacer en verano puedes ver estas:

Pastel de berenjenas




Pastel de tomate, mozzarella y albahaca




Espero que te hayan gustado  estas recetas y  que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!