jueves, 11 de agosto de 2016

Fideos a la cazuela con pollo y salchichas




Fideos a la cazuela con pollo y salchichas



Una receta rápida, económica y deliciosa ¡lo tiene todo! Si no los has hecho nunca te animo a probarlos, ya verás como se convierten en fijos en tu recetario habitual, en casa somos super fans de los fideos a la cauela *-* 

Prácticamente todas las recetas de arroz se pueden adaptar y hacerlas con fideos, el tiempo de cocción se acorta hasta la mitad y también necesitarás bastante menos caldo, fumet o el liquido que uses. Con lo que ahorras tiempo y dinero. 

También, como pasa con las recetas de arroz, el resultado final gana con el reposo del sofrito.  Así que puedes preparar el sofrito por la mañana, dejarlo tapado y dedicarte a otras cosas, a la hora de comer solo tendrás que añadir el caldo bien caliente y dejar cocer unos diez minutos para poder degustarlos, ¡otra ventaja! 





Fideos a la cazuela con pollo y salchichas, ingredientes:


1/2  pollo a trocitos pequeños, 1/2 conejo a trocitos pequeños
6 salchichas o longanizas de calidad a trocitos
1/2 pimiento verde limpio y en trocitos
1/2 pimiento rojo limpio y en trocitos
1 tomate hermoso rallado o 2 más pequeños
2 dientes de ajo,  1 cebolla hermosa limpia y picada o 1 cucharada de sofrito preparado
1 buen chorro de vino blanco, brandi, ri ranci... Lo que tengas por casa
Caldo de pollo o de verduras, tres veces el volumen de los fideos *
600 gr de fideos gruesos, sal, pimienta y AOVE (Aceite de Oliva Virgen Exra)

* Puedes añadirle un par o tres de alcachofas limpias a trozos, judias verdes planas, guisantes, setas... Lo que tengas de temporada.

* Para calcular la cantidad de líquido de cocción se hace de la siguiente manera: pesamos los fideos y los colocamos en un recipiente para saber que volumen ocupan.  Esta será la medida que usaremos para medir el líquido, para un arroz seco es el doble de líquido que de arroz, para un arroz caldoso entre tres y quatro veces y para los fideos tres veces la medida llena de líquido. 



Fideos a la cazuela con pollo y salchichas, preparación


Es bueno tener todos los ingredientes a punto para trabajar rápida y limpiamente, así que empezaremos preparando todos los ingredientes y tambien la cazuela donde prepararemos los fideos. El recipiente es muy importante, tiene que ser una cazuela plana pero no tanto como una paella, pues no queremos que nos queden los fideos secos si no caldosos, peró tampoco una olla va bien, no es un guiso tan caldoso.  La típica olla catalana de hierro fundido o las más modernas de aluminio antiadherentes van bien, la tipica cazuela de barro también, pero no todas funcionan con vitro o inducción...

Una vez todo listo empezamos salpimentando las carnes, todas juntas, pues al estar cortadas menudas se cocerán por igual. 

Ponemos un poco de aceite a calentar en la cazuela, no mucho, pero suficiente para que cubra el fondo. Una vez caliente el aceite freímos en él las carnes salpimentadas, a fuego fuerte. Solo queremos que se marquen bien por fuera, no hace falta que se cuezan, pues se acabarán de hacer con el caldo. Retiramos la carne bien marcada y reservamos.





En el mismo aceite freimos las verduras; los pimientos y, si es temporada, alcachofas, judías, guisantes... Junto con un par de ajos en làminas. 

En este momento se añade también la cebolla picada para que se fría con las verduras y los ajos.  Si como yo usas cebolla sofrita, se añade a las verduras una buena cucharada cuando estas ya están a punto.  






Una vez tenemos las verduras bien pochadas, añadimos el tomate rallado y dejamos que evapore el agua y se caramelize, unos cinco minutitos.






Cuando el tomate ya está bien sofrito añadimos el licor, yo uso "vi ranci"  pero el coñac, el brandi o el vino blanco seco también quedan bien. En los guisos de pescado hasta el anís queda rico.

Dejamos que se evapore el alcohol unos minutos antes de añadir la carne que teníamos reservada y también los fideos.






Damos unas vueltas a los fideos y la carne con el sofrito para que se impregne todo bien de los sabores y aromas.  

En este punto podríamos añadir el caldo hirviendo y acabar el plato pero yo siempre aconsejo dejarlo reposar un poco, cuanto más mejor.  Yo lo que hago es, preparar este sofrito a primera hora de la mañana los días de fiesta y dejarlo apartado bien tapado. Puedes aprovechar la mañana para ir de compras, arreglar la casa... ¡O hacer el vermut!  Es la mar de práctico para que la anfitriona no tenga que estar trabajando en la cocina mientras los demás se divierten.






Cuando quieras acabar los fideos a la cazuela solo tendrás que calentar el caldo de pollo, calentar el sofrito removiendo para que no se pegue, añadir el caldo hirviendo a la cazuela de los fideos y dejar que se acabe de hacer a fuego medio durante unos diez minutos. 

Prueba y, si ya están al dente, puedes tapar la cazuela y dejarlos reposar un par de minutos más antes de servir.

Ten caldo caliente a mano por si tienes que añadirlo durante la cocción. Dependiendo de la marca de la pasta puede ser que necesites hacerlo. Si, por el contrario, ves que los fideos casi están a punto pero hay demasiado líquido, puedes subir el fuego para que se evapore más rápido. En este caso, remueve de vez en cando para que no se pequen.

Se tarda menos en hacerlos que en leer la receta, te lo aseguro. Es muy sencillo y quedan muy ricos, no te lo pienses y pruébalos, ¡ya me contarás!

No te pierdas tampoco estas otas recetas de cazuelas:


Pollo con cigalas





Fideos a la cazuela mar y montaña con gambas




Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en Facebook, Twiter y Google+ ¡¡Te espero!!