Roscón de nata con fresas y frutos rojos muy fácil



Roscón de nata con fresas y frutos rojos muy fácil


Me encanta este roscón de nata con fresas y frutos rojos porque se hace en un pim pam y tiene un aspecto realmente impresionante, de esos pasteles que cuando los sacas a la mesa todo el mundo se queda con la boca abierta y salivando. ¿Has visto que empaque tiene? Es genial, y se hace de manera súper sencilla y muy rápida, además puedes tenerlo todo listo desde el día antes y a última hora solo montar, lo que te facilita la vida un montón si no tienes sitio en la nevera, por ejemplo.

Tiene un montón de detallitos que hacen que quede aún más delicioso como por ejemplo las almendras laminadas y tostadas de la capa que cubre el roscón, quedan super crujientes y con un sabor delicioso, le da un toque muy especial, igual que utilizar frambuesas, tan aromáticas, y con ese puntito ácido que le va que ni pintado a la nata...    Todo queda estupendo en esta receta y ya te digo, se hace con hojaldre comprado y no tiene ninguna complicación, de esas recetas que tienes que hacer si o si.

Me encanta para postre por el efecto tan grande que hace cuando lo sacas a la mesa y lo empiezas a porcionar, ¡la gente no puede contenerse y esperar que llegue su trozo! jejeje Pero reconoco que es un roscón que sacia mucho, de modo que si la comida ha sido copiosa mejor dejarlo para otra ocasión... Lo bueno es que resulta ideal como desayuno o merienda así que viene genial para acompañar un café o un te a media tarde, ¡una buena excusa para reunirte con tus amigas! 





Roscón de nata con fresas y frutos rojos, ingredientes:


2 paquetes de masa de hojaldre redonda
1/2 kilo de nata para montar 35.1% MG
100 gr de fresas
100 gr de frambuesas
100 gr de arándanos
2 cucharadas de azúcar blanquilla
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
azúcar glas para decorar
1 huevo batido para pintar
50 gr de almendras fileteadas


Roscón de nata con fresas y frutos rojos, preparación: 


Precalentamos el horno a 180º.

Desenrollamos la masa, no hace falta estirarla con un rodillo ni nada, ya viene lista para usar sin más. Necesitamos un plato cuyo diámetro nos sirva para hacer el agujero de en medio del roscón, un plato de postre suele ir bien, si quieres el roscón más ancho puedes usar un bol o una taza para hacer el agujero de en medio.





Colocamos el plato o bol justo en el centro del círculo de pasta de con un cuchillo recortamos todo alrededor del plato de manera que nos quede un rosco. Casi siempre al levantar el plato, con cuidado de no estropear el rosco, el circulo de pasta recortado queda pegado al plato. Esta pasta la reservamos pues en esta preparación no nos hace falta pero podemos usarla para otras recetas, como mini pizzas o mini croissants por ejemplo.

Repetimos la misma operación con el otro paquete de pasta y colocamos los dos roscos en dos bandejas de horno para hacerlos al mismo tiempo.

Pintamos los roscones con huevo batido y esparcimos abundante azúcar blanquilla por encima, eso hará que queden dulces y crujientes




Ponemos las almendras fileteadas en un colador y las mojamos con agua bajo el grifo, Dejamos que se escurran y reservamos. De esta forma cuando las horneemos no se quemarán, pues antes de empezar a tostarse el calor del horno tiene que secarlas. De este modo, da tiempo a la pasta a cocerse y en el mismo tiempo tiempo tenemos la pasta y las almendras en su punto, de lo contrario las almendras se harían antes que la pasta y nos quedarían quemadas.

Finalmente, por encima del rosco que irá encima, esparcimos las almendras fileteadas que previamente habíamos mojado con agua y ya tenemos las dos partes del roscón listas, las horneamos hasta que se  vean  doradas. No te digo cuanto tiempo pues depende de cada horno, en cuanto las veas doraditas ya estarán a punto.  Las sacamos del horno y las dejamos enfriar completamente antes de rellenar el roscón.




Mientras los roscos de hojaldre se enfrían vamos montando la nata. Para que te sea más fácil es una buena idea tener las varillas bien frías, puedes ponerlas unos minutos en el congelador y la nata recién salida de la nevera, bien fría. Cuando esté medio montada añadimos el azúcar y la esencia de vainilla y seguimos montando hasta que esté completamente montada.

Para montar la corona repartimos toda la nata por encima del rosco de hojaldre que no lleva almendras, puedes ayudarte de una manga pastelera o una bolsa de plástico a la que le hayas cortado una punta, y por encima de la nata reparte todas las frutas de manera decorativa y alternándolas. Las fresas puedes ponerlas cortadas simplemente o puedes haberlas macerado previamente, si lo prefieres.




Finalmente solo nos quedará cubrir la nata y las frutas con el roscón que lleva almendras, esparcir por encima un poco de azúcar glas para decorar y a la nevera hasta el momento de servirlo.  Es la mar de sencillo y tiene un aspecto realmente  impresionante, ¡seguro que  tus invitados se quedan con la boca abierta!

¿Más recetas fáciles y sorprendentes con fresas?


Tiramisú  de fresas muy fácil





Cheesecake de fresas sin horno 




Espero que te haya gustado este post y que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades. 
Puedes seguirme en FacebookTwiterInstagram Google+ ¡¡Te espero!!