Mejillones al vapor





Mejillones al vapor


¡Mira que me gustan los mejillones al vapor! Son deliciosos, económicos, muy sanos y sencíllisimos de preparar ¿Se puede pedir más?  Bueno, solo una copa de un buen vino blanco bien fresquito.  

Es que es legar el verano y entrarme uns ganas locas de comer mejillones, los comería a todas horas, por suerte es un plato sanísimo y la mar de ligero así que me puedo dar el capricho sin ningun remordimiento.  

El que se inventó la famosa frase de que "todo lo que está rico o engorda o está prohibido" no conocía los mejillones al vapor, no engordan en abosoluto y de prohibidos nada, todo lo contrario, son súper sanos, y muy recomendables pues son una fuente de proteina ligera y nos aportan gran cantidad de minerales, si te interesa puedes encontrar más información en este artículo de la wikipedia sobre el mejillón.

¿Quieres saber como preparo yo los mejillones al vapor? Sigue leyendo, a ver si a ti te gustan tanto como a mi.

Mejillones al vapor, ingredientes:

1 kg de mejillones
¼ de limón 
1 diente de ajo entero con su piel
1 hoja de laurel
Pimienta negra recién molida
½ vaso de vino blanco
Un poco de sal Maldon
Perejil picado



Mejillones al vapor, preparación:


Limpiamos los mejillones muy bien bajo el grifo cortando las barbas o filamentos que pudiesen tener. Si vemos que alguno de los mejillones no se cierra del todo bajo el agua lo desechamos pues no estará en buen estado.

En una olla alta ponemos todos los mejillones limpios y añadimos el resto de ingredientes: el limón, el ajo, la hoja de laurel, el vino blanco y un golpe de molinillo de pimienta negra. La sal Maldon la reservamos para el final.

Tapamos y llevamos la olla al fuego, en cuanto empiece a humear la tenemos entre tres y seis minutos, no más pues los mejillones se pasarían. En ese tiempo todos los mejillones se deben de haber abierto, si alguno permanece cerrado debemos desecharlo pues no estará bueno y podría hacernos daño.

En cuanto todos los mejillones estén abiertos los sacamos enseguida de la olla para que no se sigan cociendo con el calor residual del líquido de cocción, si se pasan pierden muchísimo, como todo el pescado y marisco.

Servimos los mejillones solo con una de las dos valvas en una bandeja de forma decorativa, y espolvoreamos por encima con un poco de sal Maldon y el perejil picado. 

El líquido que habrá quedado en la olla no lo tires, es fabuloso para añadir a un fumet y hacer cualquier plato marinero.

¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!