"Spanakópita" Pastel de espinacas y queso feta



"Spanakópita" Pastel de espinacas y queso feta 


Otra receta estupenda de mi libro favorito de este verano, "Cocina griega, las recetas más irresistibles"  y desde luego esta receta es absolutamente irresistible,  y ademas de lo buenísima que esta podéis comerla tanto fría como caliente, de las dos maneras está estupenda. Una empanada de lo más gustosa, tiene un sabor delicioso con el queso feta y el eneldo, me recuerda muchísimo a las que me comía por las calles de un pueblecito del Peloponeso que se llama Nauplia, un sitio encantador! Entre sus callejuelas puedes encontrar restos de antiguas mezquitas y preciosas iglesias ortodoxas, con sus iconos dorados y todas las paredes pintadas con frescos de colores, tan diferentes de nuestras iglesias!  Y todo con el mar de fondo, ese mar que en Grecia está siempre presente. Una imagen súper veraniega de uno de los lugares del mundo que me han enamorado!





"Spanakópita" Pastel de espinacas y queso feta , ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva 
1 cebolla grande picada 
1 kg de hojas tiernas de espinacas lavadas o 500 gr de espinacas descongeladas 
4 cucharadas de perejil picado 
2 cucharadas de eneldo fresco picado o 1 de eneldo seco 
3 huevos batidos más 1 huevo para pintar el pastel 
200 gr de queso feta 
sal y pimienta negra recién molida 
mantequilla para engrasar el molde 
2 láminas de hojaldre 




"Spanakópita" Pastel de espinacas y queso feta, preparación: 


Calentamos el aceite y sofreímos la cebolla hasta que esté transparente, entonces añadimos las espinacas y dejamos que se hagan hasta que estén tiernas, las reservamos y dejamos que se enfríen. 

Añadimos a las espinacas el perejil, el eneldo y el huevo. Añadimos el queso desmigado, salpimentamos y lo mezclamos todo muy bien. 

Engrasamos el molde que usaremos y lo forramos con una lámina de hojaldre, dejando que sobresalga un poco ya que después nos servirá para cerrar la empanada. Vertemos el relleno de espinacas en el molde y lo tapamos con la segunda lámina de hojaldre, doblamos los extremos para ir cerrando la empanada, podemos pegar las dos láminas pintándolas con agua. 

Pintamos la tarta con huevo batido y la horneamos con el horno precalentado a 180 º durante 40 minutos aproximadamente, vigilad por que ya sabéis que cada horno es un mundo, cuando esté bien dorada ya la tendréis a punto. Ya veréis que buena que es, además se puede comer tanto fría como caliente, es deliciosa de todas las maneras. 




Os gustan los pasteles salados? Pues leed esta receta de pissaladière, la típica pizza de la Costa Azul que os transportará inmediatamente a las calles de Niza, o también esta deliciosa coca de verduras de verano, una opción deliciosa que gusta a todos. 

Y si preferís las quiches podéis probar esta quiche de espinacas y queso crema o esta deliciosa quiche de tomate con queso de cabra, son ideales para llevárselas de picnic o a la playa, o también para una cena veraniega de terraza, leedlas y ya veréis qué delicia!