Sandwich de queso y tomate


Sandwich de queso y tomate


Este sandwich si que es la bomba! Recuerda un poco a las deliciosas quesadillas que publiqué hace un tiempo pero es aún más fácil de hacer. Cada vez que lo hago en casa me hacen la ola, y más sencillo no puede ser ¡y rápido! Un sandwich delicioso para tomar en cualquier momento del día, su combinación de crujiente y cremoso es perfecta y el toque refrescante del tomate, el picante de las piparras, si os gusta, el toque especiado de la salsa, la deliciosa olor del pan tostado y del queso fundido ... Lo dicho ¡es la bomba!

 La receta es sencillísima pero para que os salga un sanswich memorable es básico un buen pan de hogaza cocido en horno leña. Ahora hay muchas panaderías de calidad y se puede encontrar fácilmente, ya no es necesario ir a los remotos pueblos a buscarlo, por suerte. Bienvenida la moda de comer buen pan, ¡que dure! También es muy importante que utilices unos buenos tomates, con sabor y aroma de tomate, ahora en verano no te costará encontrarlos y además están muy bien de precio. Y por último pero no menos importante el queso también ha de ser bueno, aquellas láminas que se funden y que llaman queso no valen, debe ser queso de verdad!



Sandwich de queso y tomate, ingredientes:

pan de hogaza cortado en rebanadas  
unas láminas de queso. Yo emmental pero puedes utilizar el que más te guste mientras se derrita bien.  
dos tomates cortados en rebanadas, los míos son de La Coromina  
4 piparras encurtidas si os gusta el toque picante y ácido que dan 
4 cucharadas de mayonesa  
2 cucharadas de salsa Worcestershire (por ejemplo Perrins
 aceite de olía virgen extra




Sandwich de queso y tomate, preparación:


Mezclamos la salsa mayonesa con la salsa Worcesteshire, lo batimos para que queden bien integradas y seguidamente untamos dos rebanadas de pan con esta mezcla.

Encima de una rebanada untada con la salsa disponemos dos láminas de tomate o tres. las que sean necesarias para cubrir toda la rebanada, encima una o dos láminas de queso, según como sea de grande la rebanada y encima un trozo o dos de piparras, si las quieres poner.

Lo tapamos con la otra rebanada untada y pintamos con aceite de oliva virgen extra la rebanada por encima, ponemos el sandwich en una plancha bien caliente por la cara que hemos untado de aceite, mejor si es una plancha acanalada, dejará estas hermosas marcas en el sandwich que todavía lo hacen más apetitoso . Cuando tenemos el sandwich en la plancha le tenemos que poner un peso encima, yo pongo una tabla de cortar y encima las pesas de hacer gimnasia, pero puedes poner un brik de leche o alguna otra cosa que pese bastante. Esta idea de las pesas de gimnasio es de la genial Nigella Lawson, un truco que va de perlas como todos los suyos!

Lo dejamos sólo medio minuto, o hasta que veas que el pan ya está tostado, quitamos el peso de encima y pintamos con aceite la rebanada de pan que ahora irá a la plancha, lo giramos y repetimos el proceso de poner peso encima  igual que antes hasta que el pan esté tostado y el queso se empiece a fundir.

Retiramos el sandwich de la plancha, lo disponemos en una tabla de cortar con cuidado de no quemarnos y lo cortamos por la mitad. Lo servimos enseguida y ya podemos prepararnos para tener un momento de placer, este sandwich es tan delicioso que no te creerás lo fácil y rápido de preparar que ha sido!

¿Quieres más recetas de deliciosos bocadillos? Mira aquí, te encantarán estos bocadillos! Y si lo que quieres son más recetas de tostadas de aquellas ideales para tomar en cualquier momento del día esta bruschetta no te dejará indiferente, por algo es todo un clásico de la cocina italiana!