Rosbif al brandi

 





Rosbif al brandi 


Hoy os traigo una propuesta para vuestros menús de Navidad, una de esas recetas que me gustan a mí, fácil, fácil, espectacular y buenísima, y además esta se puede preparar con antelación, tanto la salsa como la carne las puedes tener preparadas días antes. Una receta ideal para estos días en que vamos tan atareados, además es muy baja en calorías, si deseàis controlar un poco la dieta sólo tenéis que vigilar con las salsas y las guarniciones, ¿verdad que es la receta ideal para esta Navidad?


INGREDIENTES 
Una pieza de buey o de ternera de un kilo y medio aproximadamente (1/2 lomo alto por ejemplo) Pedid a vuestro carnicero cual tiene que sea apropiada, yo voy a Canisseria Gironell. 
100 gr de mantequilla 
sal y pimienta negra recién molida 
el zumo de un limón 
150ml de brandy




RECETA



Tomamos la pieza de carne bien limpia de pieles, grasa y tendones y la salpimentamos por todos lados, después la ponemos a macerar con el brandy y el zumo de limón. Una hora y media por un lado, lo giramos y lo dejamos el mismo tiempo por el otro lado

Ponemos una sartén de fondo grueso al fuego y añadimos la mantequilla, cuando se derrita añadimos la carne, escurrida del líquido de maceración y secada con un paño limpio y la doramos muy bien por todos los lados

Una vez la carne bien dorada la colocamos en una bandeja de horno un poco honda y vertemos la mantequilla donde se ha dorado y el líquido de maceración previamente colados para separar las impurezas

La cocemos en el horno precalentado a 220 º durante 15 minutos, cuando lleve 8 minutos la giramos y la vamos regando de vez en cuando con su jugo. Si os gusta hecha podéis dejarla unos minutos más, pero es importante que quede rosada por el centro así que no hay que cocer demasiado, la textura cambia totalmente. Una vez ya está hecha la carne la sacamos del horno y la dejamos reposar al menos media hora en una cazuela tapada o bien con papel de plata, que quede bien hermética la bandeja. Una vez fría la guardamos en la nevera.

Rascamos el fondo de la bandeja del horno para desprender los jugos de la carne que se han quedado pegados al fondo, de esta manera conseguiremos una salsa estupenda, los ingleses le llaman gravy a esta salsa que siempre acompaña al rosbif, se parece mucho a la salsa española. Si nos ha quedado demasiado líquida la salsa calentamos una cucharada de mantequilla en una sartén, añadimos una cucharada de harina y dejamos que se dore un poco, entonces añadimos todo el líquido de cocer el roast beef, removemos para integrar totalmente la harina y lo llevamos a ebullición sin dejar de remover para que no se nos pegue al fondo. Una vez empiece a hervir removemos un minuto más y apagamos el fuego, nos habrá quedado con una consistencia untuosa y genial. Guardamos por separado la carne y la salsa.


Una vez fría la carne la cortamos en rebanadas muy finas con un cuchillo afilado, el de cortar jamón va muy bien

Servimos el roast beef frío y la salsa caliente y para acompañar os paso unas recetas que quedarán muy bien:


Atreveos a preparar este plato, os sorprenderá por lo fácil y como queda de bien.