Agua fresca de cerezas



Agua fresca de cerezas


¡Queda inaugurada la temporada de aguas frescas de verano!  ¿No conoces las aguas frescas?  Pues son una maravilla y un invento genial para refrescarnos en verano, me encantan porque son la mar de sanas, están llenas de vitaminas, minerales, antioxidantes... Nos hidratan al mismo tiempo que nos cuidan y ¡encima están deliciosas!

No son exactamente un zumo, aunque llevan fruta natural, si no agua mineral con una pequeña cantidad de alguna fruta o zumo y también pueden llevar alguna planta aromática como romero, albahaca, lavanda y otros ingredientes. En esencia se trata de agua, agua aromatizada para hacerla deliciosa y que no te de nada de pereza llegar a los dos litros como mínimo que se recomienda tomar diariamente.  

Hay un montón de variantes y en Estados Unidos esta muy de moda servir varias aguas frescas de diferentes sabores (y colores)  en tarros de cristal con su tapa y una pajita (tipo Ball)  o también en grandes jarras dispensadoras con grifo. En alguna tienda de decoración low cost lo he visto en España, queda ideal para una fiesta al aire libre, y así nos ahorramos tomar refrescos azucarados y llenos de calorías huecas, colorantes y vete a saber.  ¡Anímate a probar las aguas frescas y veras como te aficionas!



Agua fresca de cerezas, ingredientes:


1 litro y medio de agua natural
un puñado de cerezas
hielo
(opcional: azúcar y unas gotas de zumo de limón)



Agua fresca de cerezas, preparación:


Lo primero que tenemos que hacer es quitar el hueso de las cerezas, si tienes un utensilio especial para este menester lo harás en un santiamén.  Si no puedes partirlas por la mitad y sacarles el hueso, también es muy rápido. Ve con cuidado de no mancharte ¡el zumo de las cerezas mancha mucho!


 


Una vez tenemos la fruta preparada la ponemos en una batidora de vaso y la cubrimos con agua, no toda, solo un poco para que pueda batirse bien.





Trituramos durante unos minutos, hasta que queden bien licuadas las cerezas.




Ahora debemos colar la preparación ya que las pieles de las cerezas no se acaban de triturar del todo y no sería agradable encontrarlas en nuestra agua fresca cuando la tomemos.




Seguidamente devolvemos el liquido colado al vaso de la batidora, añadimos hielo y trituramos.  




Por último añadimos el resto del agua,  si en el vaso de tu batidora no cabe tanta agua llénala hasta el máximo de su capacidad, luego fuera añades la restante.  Vuelves a conectar la batidora durante medio minuto para batir toda el agua fresca.

En este momento se puede añadir si lo deseas un poco de azúcar ( dos cucharaditas mas o menos) y un poco de zumo de limón, pruébala y adáptala a tu gusto.

Seguro que te vas a volver fan de estas aguas frescas porque son deliciosas y te ayudan a cuidarte, te refrescan y te hidratan ¡este verano tienes que probar unas cuantas!  Aquí te dejo un par de opciones más que también te van a encantar.


Clica para ver la receta del Agua fresca de limón y menta 




Clica para ver la receta del Agua fresca de sandía y romero





¡Sígueme en las redes sociales!

Puedes seguirme en Facebook,  Twiter Google+ para estar al día de todo