Pastel de tomates, mozzarella y albahaca


Pastel de tomates, mozzarella y albahaca


Ahora con el calor estos pasteles con masa brisa comprada apetecen un montón. apetece comerlos y también prepararlos para tener la cena resuelta en un periquete,  Admiten una gran variedad de rellenos y acompañados de una ensalada verde se convierten en una cena perfecta, sabrosa y ligera. Puedes ponerles huevos y leche o nata (crema de leche) y hacerlos en plan quiche, o puedes prescindir de estos ingredientes para tener un pastel más ligero, como he hecho yo en esta receta de pastel de tomates, mozzarella y albahaca.

Esta combinación de ingredientes es clásica donde las haya, muy mediterránea, fresca pero muy sabrosa. A mi me tiene totalmente enamorada, me vuelve loca  en todas las presentaciones, así que este pastel se ha convertido desde ya en uno de mis favoritos, y a ti, ¿te  gusta esta combinación? 




Pastel de tomates, mozzarella y albahaca, ingredientes:

1 plancha de  masa de pasta brisa
2 bolas de mozzarella
300gr de tomates cherry en rama
1 manojo  de albahaca fresca
sal y aceite de oliva virgen extra (AOVE)



Pastel de tomates, mozzarella y albahaca, preparación:


Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Lo primero es cocer la pasta en blanco, ya que el relleno se hace antes y si no cociésemos la pasta previamente se nos quedaría cruda.  Para ello forraremos con la pasta brisa el molde de nuestro pastel, poniendo entre el molde y la pasta el papel  de hornear que viene con la masa.

Ajustamos apretando bien por los laterales y pinchamos todo el fondo, para evitar que al cocer se formen burbujas que deformarían el fondo del pastel.



Cuando horneamos en blanco una masa (esto es: sin relleno) además de pinchar con un tenedor todo el fondo debemos ponerle un peso encima para evitar que suba o que se formen burbujas. Venden unas bolitas de porcelana que se usan para este menester, después de cada uso se lavan y se guardan para la siguiente vez.  Si no quieres comprarlas puedes usar garbanzos crudos en su  lugar,como después no los podrás usar para comer puedes  también lavarlos, dejarlos secar muy bien y guardarlos para otra ocasión.



Una vez la masa ya está un poco cocida,  pero antes de que tome color, la sacamos del horno y la rellenamos con los tomates, si son  muy grandes puedes cortarlos por la mitad como he hecho yo.

Debemos cubrir todo el fondo  de  pastel con los tomates, y un vez lo tenemos todo cubierto los aliñamos con sal y, si quieres, pimienta.




Seguidamente cubrimos la capa de tomates con mozzarella cortada en lonchas  lo más finas posible y repartimos por encima trozos de hojas de albahaca fresca.  Le añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y al horno.  Unos 15 o 20 minutos, hasta que veas que los tomates ya  están dorados.




Puede que los tomates al asarse suelten líquido, al seguirse haciendo se evaporará y al final si queda un poco la pasta lo absorverá. Pero algunos tomates sueltan demasiado líquido y no se evapora del todo, si ves que al  final de  la cocción ha pasado esto puedes eliminar el exceso de líquido ladeando un poco el pastel sobre el fregadero para dejar que este caiga.  

Yo suelo servir estos pasteles acompañados de una ensalada de diferentes tipos de hojas verdes, puede ser un sabroso segundo plato vegetariano o bien una cena ligera,  seguro que lo vas a disfrutar!


Tal vez también  te apetezca ver estos otros pasteles...
















¡Sígueme en las redes sociales!

Puedes seguirme en Facebook,  Twiter Google+ para estar al día de todo