Gelatina de Navidad



Gelatina  de Navidad


Esta gelatina es un postre muy ligero y fresquito, ideal para las comidas copiosas como lo son las de Navidad. Además tiene unos colores la mar de festivos: blanco, verde y rojo bien brillantes, un postre que nos transporta a la Navidad solo de verlo.  No dejes de prepararlo y sorprende a todos con esta gelatina de Navidad.

Seguro que triunfas con esta gelatina en tus menús navideños, y sin darte mucho trabajo pues se hace casi sola, la única precaución que tienes que tomarte es prever unos cuantos días de antelación para que te quede perfecta.  Sigue leyendo para ver  leer los consejos para prepararla, si los sigues ya veras como te queda ideal.  





Gelatina  de Navidad, ingredientes:


1 paquete de gelatina de fresa (1/2 litro de líquido)
1 paquete de gelatina de limón o de manzana (1/2 litro de líquido)
La cantidad necesaria de hojas  de gelatina neutra  para 1 litro de líquido
1 bote de leche condensada de 740g






Gelatina  de Navidad, preparación:


Preparamos dos  tuppers donde vamos a preparar las gelatinas de sabores, de color rojo y verde, untándolos bien de aceite,  así luego  el proceso de desmoldarla será muy  sencillo.

Preparamos las dos gelatinas de sabores siguiendo las instrucciones del fabricante. Si no son de color rojo y verde utilizamos colorante alimentario para conseguir estos colores.  En mi caso la de limón era amarilla así que añadí colorante azul para conseguir  un bonito verde.

Una vez tenemos las gelatinas las ponemos en los tuppers en la nevera para que cuajen. Lo mejor es hacerlo de un día para otro.

Vamos a preparar la gelatina de Navidad, untamos con aceite de girasol el molde donde la prepararemos. Seguidamente  cuando tenemos las gelatinas de colores cuajadas las desmoldamos con cuidado y cortamos cubos con ellas que iremos  colocando en el molde con cuidado y procurando variar los colores.

Ahora preparamos la gelatina blanca.  Ponemos a hidratar las hojas de gelatina neutra en agua fría durante cinco minutos.  Calentamos un poco de agua, sin que llegue a hervir o nos dará a la gelatina un gusto  desagradable, ponemos esta agua en un bol y añadimos las hojas de gelatina bien escurridas, removemos hasta que estén bien disueltas.

Añadimos la leche condensada al bol con la gelatina, removiendo constantemente para que se disuelva completamente y no se formen grumos.  Una vez que tengamos esta mezcla a temperatura ambiente la añadimos al molde con los cubos de gelatina de colores, sin que la gelatina  blanca sobresalga de los cubos pues estos flotan y al desmoldarse no se  vería bonito, se vería solo blanco.





Dejamos en el frigo al menos 3 horas, aunque lo ideal es de un día para otro.  Para desmoldar debería bastar con girar el molde con el plato donde vayamos a servir debajo,  como al girar una tortilla.  Si no sale la gelatina podemos sumergir el molde unos segundos en agua caliente y te saldrá facilmente.

*En muchos paises no existe la gelatina en hojas o la marca que he usado yo. No importa, puedes usar la que tengas en tu país siempre que sigas las indicaciones del fabricante.  Usa la gelatina, o la grenatina, necesaria para el líquido que dice la receta.

Espero que te haya gustado  esta entrada y  que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!