Cocas de calabacín, gambas y queso de cabra



Cocas de calabacín, gambas y queso de cabra


Mira que maravilla de cocas, ¿a que te apetecen? Pues son  sencillísimas  de hacer, con  hojaldre comprado hecho y cuatro cosillas que tengas por casa, pero te aconsejo muy mucho que pruebes esta combinación  de ingredientes ¡es maravillosa!  Una explosión  de sabores en tu boca, al mismo tiempo delicados y harmoniosos, una  delicia.
Me encanta la miel con la crema de vinagre de Modena y el punto refrescante de la menta le va que ni pintado, igual que el ácido y cremoso del queso de cabra, el delicado sabor de las gambas...  Se me hace la boca agua recordando esta delicia de coca, me  estoy  dando hambre a mi misma yo sola, jejeje Más vale que deje de enrollarme y vayamos al grano, que si  no ya me veo asaltando la nevera, jejeje, venga, ¡a por la receta!





Cocas de calabacín, gambas y queso de cabra, ingredientes:


1 lámina de masa de hojaldre refrigerada
Tomate triturado
2 calabacines firmes 
Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
12-15 colas de gamba peladas
Queso de cabra de rulo
Oregano seco para espolvorear
Unas hojas de menta fresca
Sal en escama y pimienta negra molida
Crema de vinagre de Modena, o una reducción.
Miel


Cocas de calabacín, gambas y queso de cabra, preparación:



Empezamos por poner el  horno a precalentar a 180º.  

Extendemos la lámina de hojaldre y cortamos las tartaletas, podemos hacerlo en  cuadrados para una ración individual o en rectángulos  ´más pequeños  para aperitivo, incluso podemos hacer un picoteo cortando círculos más  pequeñitos como en estas minicocas de espárragos, jamón serrano y huevos de codorniz.  Reservamos.

Lavamos el calabacín y lo secamos, lo cortamos en rodajas muy finas y regulares para que luego  la cocción sea más uniforme. Si tenemos una mandolina facilita mucho el trabajo, sino, pues con un cuchillo afilado y mucha paciencia. Reservamos.

Repartimos las cocas en una bandeja de hornear forrada de papel de cocción, el que viene con la masa ya vale, y vamos extendiendo por encima un poco de tomate triturado.






Por encima del tomate repartimos las rodajas de calabacín procurando que queden de manera decorativa, es mejor que se monten un poquito pues luego al cocerse se encogerán. 






Cuando  tenemos todas las cocas cubiertas de rodajas de calabacín esparcimos por encima un poco de orégano seco y regamos con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.






Si preferimos no poner tomate podemos hacerlas igual pero prescindiendo de el, en Italia muchas veces la pizza de calabacín  se hace sin tomate porque al ser tan suave así se aprecia más su delicado sabor.  La llamada "pizza bianca".






Ahora ya las  tenemos listas para hornear, no tardan nada en hacerse, en unos 10 minutos ya estarán listas.  cuando lleven 5 o 6 minutos en el horno añadiremos las gambas por encima, repartidas sobre las cocas.  Las gambas se hacen en unos 5 o 6 minutos así que cuando las cocas estén listas las gambas estarán en su punto.  

Estos tiempos son orientativos,  no me gusta dar tiempos de horneado porque cada horno es un mundo y va diferente, tienes que vigilar y cuando veas que las cocas se empiezan a tostar por los lados es que ya están listas.  A medida que vayas utilizando tu horno irás pillándole los tiempos y te orientarás mejor, como todo, es cuestión  de práctica.

Una vez fuera del horno repartimos por encima de las cocas el queso de cabra desmigándolo con las manos y  también unas hojitas  de menta picadas o troceadas a mano,  salpimentamos con la sal  en escamas y pimienta negra recién molida.

Finalmente un chorrete de crema de vinagre de Modena o bien de una  reducción de vinagre que tengas por casa, ahora se vende  en todos los supermercados, es muy asequible y fácil de encontrar y da un punto muy rico a muchos platos. Y también un chorrete de miel, la combinación de todos estos ingredientes es espectacular.

Como puedes ver en la primera foto hay unas cocas sin gambas, son las de Jan, mi peque, el considera que las cocas, pizzas o similares no deben "contaminarse" con gambas y esas cosas, jejejeje Así que puedes hacer como yo y personalizar las cocas  a  tu gusto  o a gusto de cada comensal, ahora, que te recomiendo muy mucho que pruebes esta combinación, es súper sabrosa, original y al mismo tiempo suave y exquisita, vamos que es una delicia y vas a dejar a todos con la boca abierta. 


Más  ideas para hacer con  masa  de hojaldre

Coca de verduras





Coca de cebolla y anchoas (Pissaladière)




Espero que te haya gustado este post y que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades. 
Puedes seguirme en FacebookTwiterInstagram Google+ ¡¡Te espero!!