Crema fría de colirábano con roquefort y nueces


Crema fría de colirábano con roquefort y nueces


Este es la primera vez que cocino el colirábano, de hecho es una verdura que no había visto nunca hasta que la encontré en la parada del mercado del León de La Coromina. Como me gusta mucho probar nuevos productos no dudé en llevarme un par a casa, aquí los tienes:



Investigué por internet y así supe que es una verdura que tiene muchas propiedades y poquísimas calorías, además de mucha fibra, por lo que es ideal para dietas. Además tiene un sabor buenísimo, recuerda un poco a los troncos de la coliflor, pero mucho más suave y aromático.

En Centroeuropa, donde es muy común, se consume en ensaladas y en sopas y cremas, así que probé de hacer una sopa y me quedó ¡de lujo! Claro que llevando roquefort sólo puede salir una delicia absoluta, una crema divina... 

Nosotros la tomamos fría, bien fría de la nevera, pero en invierno caliente seguro que también es deliciosa. Qué bien, ¡ya tenemos una nueva verdura de la que disfrutar!

Crema fría de colirábano con roquefort y nueces, ingredientes:

2 colirábanos (unos 600 gr en total aproximadamente) 
200 gr de queso roquefort 
40 gr de mantequilla 
40 gr de harina 
1 cebolla grande 
1 litro de caldo de pollo 
1 rama de tomillo 
50 gr de nueces 
sal y pimienta negra



Crema fría de colirábano con roquefort y nueces, preparación:


Limpiamos y picamos bien fina la cebolla. Deshacemos la mantequilla en una cazuela y sofreímos la cebolla hasta que esté transparente. 

Mientras pelamos el colirábano lo cortamos en dados, lo añadimos a la cebolla y dejamos cocer unos minutos más. 

Añadimos la harina a la cazuela y damos unas vueltas, a continuación vamos añadiendo el caldo de pollo, lo hacemos con el fuego alto hasta que comience a hervir, entonces bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego lento 15 minutos, o hasta que el colirábano esté blando. 

Añadimos el queso cortado en dados hasta que se funda completamente, entonces añadimos el tomillo, lo dejamos unos cinco minutos más y apagamos el fuego. Lo trituramos con la minipimer hasta que quede bien fino. 

Si queremos tomar la crema fría entonces la guardamos en la nevera al menos cuatro horas y la acompañamos de las nueces troceadas. Ya veréis que crema mas buena!

Queréis ver alguna otra receta de crema fria?  Esta sopa de tomate i pimiento al horno con albahaca os encantará!  o el sorprendente capuccino de calabacín i ricotta, delicioso, elegante y muy original!