martes, 23 de febrero de 2016

Bizcocho básico con manzanas



Bizcocho básico con manzanas 


Con la receta básica  del bizcocho de yogur se pueden hacer muchas variantes deliciosas. Como esta con manzanas que te presento hoy y que no puede estar más rica, ¿has visto que aspecto tiene? 

Es un bizcocho super esponjoso, muy jugoso, con un delicioso sabor a manzana, dulce pero no empalagoso... En fin, ¡una maravilla de bizcocho! 

Como  ya os he contado en alguna otra ocasión en mi casa no falta nunca un bizcocho del tipo que sea, tanto para desayunos o meriendas como por si nos apetece  un caprichito con el café o a media mañana. No me arriesgo a que los míos caigan en la tentación de comprar bollería industrial, cuando los bizcochos caseros son tan nutritivos, tan sanos... ¡Y tan baratos! 

Te animo a que prepares este bizcocho básico con manzanas en casa porque no cuesta nada de hacer, en una horita lo tienes listo para el desayuno o la merienda y ni punto de comparación con la bollería industrial. Si te decides a preparar en casa tus propios bizcochos no volverás a comprar bollería industrial nunca más, te lo aseguro, no lo dudes más, venga ¡manos a la obra!




Bizcocho básico con manzanas, ingredientes


1 yogur natural de 125ml
3 medidas del vasito de yogur de harina
2 medidas del vasito de yogur de azúcar
1 medida del vasito de yogur de aceite suave (de oliva o de girasol)
3 huevos grandes
1 cucharadita de sal
1 sobre de levadura en polvo (polvo de hornear)
2 manzanas
azúcar glas para decorar


Bizcocho básico con manzanas , preparación:


Encendemos el horno para que se vaya precalentando, a 180º con calor arriba y abajo y, si puede  ser, con ventilador.

Es importante tener todos los ingredientes temperatura ambiente, eso influye en que luego el bizcocho nos quede más esponjoso. Si, como yo, eres un desastre y no te has acordado de sacar los huevos de la nevera con antelación, un truco que funciona es sumergirlos cinco minutos en agua caliente, para que se atemperen.

Preparamos el molde donde coceremos el bizcocho, yo he usado uno alargado de plum cake pero puede ser redondo o como prefieras. Lo untaremos por todas partes con mantequilla, insistiendo en las esquinas.  Luego yo lo suelo encamisar todo el molde (forrarlo con papel de hornear) para que sea más fácil desmoldar el bizcocho. Si no quieres encamisarlo todo lo que si te recomiendo es que por lo menos recortes un trozo de papel de hornear con la forma del fondo del molde y lo coloques encima de la mantequilla, luego se vuelve a engrasar todo por encima del papel. De esta forma te saldrá el bizcocho sin ninguna dificultad.  Vale la pena este pequeño esfuerzo, ¡luego lo agradecerás!

Separa las claras de las yemas y bate las claras a punto de nieve. las incorporaremos al final.

Pelamos las manzanas, las descorazonamos y las cortamos en gajos delgados, los típicos de los pasteles de manzana, y los sumergimos en agua para que no se oxiden hasta el momento de usarlos pues se pondrían oscuros y feos.

Empezaremos mezclando todos  los ingredientes secos en un bol: la harina, la levadura y la sal  No es necesario tamizar la harina, pero si lo haces te quedará el bizcocho especialmente esponjoso.

En otro bol mezclamos los ingredientes húmedos: las yemas de los huevos, el azúcar, el yogur y el aceite.  Mezclaremos muy bien con las barillas hasta que este todo muy bien integrado.

Ahora mezclaremos los ingredientes secos con los húmedos, batiendo muy bien para que nos quede una masa homogénea. Finalmente añadimos las claras a punto de nieve integrando las claras en la masa con movimientos envolventes, intentando no perder el aire que hemos incorporado al batir.

Vertemos la masa en el molde ya preparado lo movemos un poco para que se asiente la masa y colocamos los gajos de manzana por encima de forma decorativa, tienen que montarse bastante pues al subir la masa tienden  a separarse.





Introducimos nuestro bizcocho en el horno precalentado. Suele estar en unos 40 minutos pero no te fíes, cada horno es un mundo y funciona a su manera, a fuerza de usarlo te iras familiarizando con el tuyo y podrás calcular los tiempos de cocción. Vigila el bizcocho y, en cuanto lo veas dorado, haz la prueba del palito. Al introducir un palito en el centro del bizcocho este tiene que salir seco.

Si el bizcocho se está tostando por fuera pero por dentro aún no está cocido puedes cubrirlo con papel de aluminio para evitar que se siga tostando mientras se cuece por dentro. ¡Y la próxima vez que hagas un bizcocho en ese horno ponlo a temperatura inferior! ^.^ 

En cuanto la manzana esté dorada y el interior del bizcocho cocido lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla unos 10 minutos, después lo desmoldamos con ayuda del papel de hornear que hemos usado para encamisar el molde y lo dejamos enfriar completamente antes de empezar a cortarlo, así los cortes serán más bonitos.  Aunque si no puedes  esperar siempre  puedes cortar una esquinita para probarlo...  Una vez el bizcocho frio lo espolvoreamos con azúcar glas para que se vea más bonito, ¡y para endulzarlo aún un poquito más! ^.*

Animáte a preparar  este bizcocho básico con manzanas, ¡está tan rico que lo repetirás una y otra vez!


¿Más bizcochos fáciles?


Bizcocho de yogur, limón y semillas de amapola




Bizcocho de yogur 1,2,3... ¡El de siempre!





Bizcocho de moras y limón




Espero que te hayan gustado  estas recetas y  que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!